Jamón y embarazo. ¿Puedo comerlo si espero un bebé?

¿Esperas un bebé y te han dicho que no puedes consumir embutidos crudos? Si quieres conocer el porqué, te lo explico en este artículo. Pero quizás estás buscando otra cosa, quizás tienes dudas sobre si puedes comer jamón serrano o ibérico, aunque sea un poquito, durante el embarazo. Si es así, te adelanto que traigo buenas noticias…

Jamón serrano y embarazo

 

¿Puedo comer jamón embarazada?

Y como no puedo esperar a darte esas noticias… te adelanto un resumen.

Puedes comer jamón curado siempre que el período de curación sea mayor a 14 meses. Viene indicado en la etiqueta (si no es así, no lo comas). En todo caso, el jamón ibérico cumple de sobras con este requisito, ¡a disfrutar! ¿A que es una buena noticia? Por supuesto, de marcas de garantía de calidad e higiene.

Tampoco vas a tener problema con los jamones curados o cocidos de pato o pavo, ni con el jamón york (cocido de cerdo) siempre que sean envasados y de marcas reconocidas. Acuérdate de mantener extrictas normas de higiene y buenas prácticas de conservación.

Respecto al valor nutricional, puedes mirar el artículo sobre las calorías del jamón y descubrir que comido con moderación no engorda.

Lee, por favor, el artículo completo para enterarte con más detalle de todo lo que necesitas saber. Y en todo caso, haz caso a tu médico ginecólogo.

 

La alimentación durante la gestación

Muchas sustancias que ingieres pueden llegar al feto a través de la placenta o del cordón umbilical. Algunas de ellas pueden tener efectos no deseados como producir malformaciones en el feto o incluso el aborto. Tu médido te habrá dado una serie de pautas de alimentación y consejos sobre los alimentos y bebidas que puedes tomar durante el período de gestación.

Aquí encontrarás información clara y resumida sobre las dos enfermedades que debes evitar a toda costa: la toxoplasmosis y la listeriosis. Te cuento en qué consisten, cómo se contagian y las medidas que debes tomar para prevenirlas. Para tu tranquilidad, ambas son muy poco comunes en España debido al buen control alimentario que se realiza.

Y al final podrás leer más en el caso específico de los jamones.

 

¿Qué es la Toxoplasmosis?

Es una enfermedad producida por el parásito intracelular llamado Toxoplasma gondii. Los gatos, que son los hospedadores de este protozoo, eliminan quistes por las heces, transmitiéndose de esa manera.

Si comemos estos quistes de la tierra, agua o vegetales contaminados, podemos contraer la enfermedad. Lo mismo sucede si consumimos carnes crudas o mal cocinadas de animales que los hayan ingerido. Hablamos de cerdos, vacas y ovejas. Las aves como el pavo y el pato están libres, buena noticia.

Toxoplasma-en-embarazo

En caso de infección en humanos, este protozoo origina síntomas leves similares a una gripe. Suelen pasar desapercibidos, excepto en:

  • Personas mayores o inmunodeprimidas. Puede llegar a ser grave para el infectado.
  • Embarazadas. En este caso, el peligro es para el feto, ya que el parásito atraviesa la placenta, pudiendo provocar aborto, parto prematuro, muerte fetal o secuelas graves en el bebé, dependiendo del período de gestación.

En el primer trimestre del embarazo, la barrera placentaria es muy alta y la probabilidad de contagio del feto muy baja; eso sí, si se contagia la consecuencia es el aborto. En el segundo trimestre, en caso de infectarte es más fácil que se lo pases, y hay probabilidad de aborto y malformaciones graves. Ya en el tercer trimestre es muy probable el contagio al feto, forzando el parto prematuro y secuelas menos graves.

Pero tranquila, no todos los gatos tienen la toxoplasmosis, ni todos los cerdos. Además, puede que seas inmune, ya que si has pasado esta enfermedad una vez estás completamente inmunizada, aunque fuera de niña. Se calcula que el 30% de la población la hemos pasado sin enterarnos.

¿CÓMO SABER SI ERES INMUNE? –> Mediante un análisis de sangre que te harán al inicio de la gestación y que puedes repetir trimestralmente. En este caso ya no tienes que preocuparte más por este bicho.

¿Cómo se elimina el parásito de la carne? Mediante la congelación o un proceso térmico (cocción).

  • Congelación. Hay bibliografías que muestran discrepancias. Me inclino por las más restrictivas, que hablan de congelar la carne o el embutido a -20ºC durante 10 días. Ten en cuenta que tu refrigerador puede que no pase de -18ºC. En el caso de alimentos congelados industrialmente no vas a tener problema porque alcanzan temperaturas muy inferiores (entre -40 y -60ºC).
  • Cocción. Cocina bien la carne, de modo que no quede parte roja, y no vas a tener problemas. Puedes comer embutidos cocidos y carnes procesadas industrialmente de marcas de garantía. En países como España, con un sistema sanitario de control de alimentos muy bueno, es muy raro contraer toxoplasmosis.

En cualquier caso, sigue los consejos que te dé tu ginecólogo. Normalmente serán lavar bien con agua frutas y verduras, extremar las medidas de higiene al manipular alimentos y evitar comer carne cruda y alimentos poco cocinados, entre los que se incluyen algunos embutidos como el chorizo y el salchichón. Del jamón serrano hablaremos después.

¿Y EN LA LACTANCIA? –> La buena noticia es que, en el momento en que el bebé haya nacido, se acabaron las restricciones. Puedes comer carne cruda y dar de mamar al bebé con total tranquilidad, el Toxoplasma no pasará por la leche aunque estuvieras infectada.

 

¿Qué es la Listeriosis?

Es una infección provocada por la bacteria Listeria monocytogenes. Se transmite principalmente al consumir alimentos crudos o mal cocidos que están contaminados por la bacteria. Entre ellos, leche, quesos, carne, embutidos y verduras.

Lo más normal es que esta infección se origine al comer alimentos poco cocinados o listos para el consumo que han sufrido una contaminación por malas prácticas higiénicas. Tiene más incidencia en verano, lógicamente.

Listeria en embarazo

Puede ser grave en personas mayores de 65 años o inmunodeprimidas y en bebés lactantes. En el caso de embarazadas, se transmite al feto atravesando la placenta y provocando abortos o nacimientos de niños con septicemia.

Su mortalidad es elevada, supera el 30%, aunque en el caso de adultos sanos, suele ser leve, como una gripe suave.

IMPORTANTE –> Si pasas la listeriosis no adquieres inmunidad, esto es que la puedes volver a padecer aunque la hayas pasado. Y el bacilo resiste la congelación. Son dos diferencias importantes con la toxplasmosis.

Te puedo dar estos consejos para prevenir la listeriosis. Ratifícalos con tu ginecólogo, por favor. Recuerda que el “bicho” se muere al cocinar o con la pasteurización.

  • Extrema las medidas de higiene en la cocina: manos y utensilios (cuchillos, tablas, etc). No rompas la cadena de frío y lava bien los alimentos como frutas y verduras.
  • Evita tomar leche cruda o derivados de leche no pasteurizada y quesos blandos no envasados.
  • No compres embutidos de corte en mostrador.
  • Evita consumir embutidos de la matanza del pueblo, no han tenido ningún control sanitario.
  • Mucho cuidado con los alimentos envasados listos para consumir sin cocinar: quesos blandos, pescados ahumados, patés y fiambre cocidos, loncheados. Asegúrate de que sean de buenas marcas, de mantenerlos siempre refrigerados y de consumirlos en poco tiempo una vez abiertos. En todo caso, si los puedes calentar hasta que salga vapor, mejor.
  • ¿Y el jamón? Lo vemos más abajo, en un punto específico.

 

Jamón serrano y embarazo

Estás embarazada, enhorabuena. ¿Es cierta la opinión generalizada de que no puedes probar el jamón serrano o ibérico esperando un bebé? La buena noticia, siguiendo los últimos estudios, es que sí puedes comer jamón si es ibérico. Aunque vas a encontrar diferentes opiniones, incluso de especialistas, te voy a mostrar qué puedes consumir y qué no. La bibliografía la econtrarás al final del artículo.

El jamón curado procede del cerdo y ha seguido un proceso de salado y secado o curación. En definitiva, es un alimento crudo derivado del cerdo y, por tanto, con riesgo de contener el Toxoplasma. Si es loncheado, el riesgo de listeriosis también está presente. Hamos visto las generalidades de ambas, te cuento cómo evitarlas en el caso del jamón serrano.

 

Cómo consumir el jamón curado y evitar la toxoplasmosis

Aquí tienes los consejos para que puedas consumir jamón curado o serrano sin miedo a contraer esta enfermedad tan grave para el feto. Como ves, son medidas fáciles y lógicas.

  • Si ya la has pasado, eres inmune y puedes comer jamón y embutidos libremente. Te lo detectarán en un análisis de sangre. Una de cada tres personas la han padecido y ni siquiera lo saben. Si has tenido un gato toda la vida, es más probable que la hayas pasado.
  • No comas jamón curado procedente de matanza del pueblo, no está controlado.
  • No sirve calentar el jamón en el microondas, no mata al parásito. Sí cocerlo, pero no tiene sentido, ¿verdad?
  • Puedes comer jamón congelado industrialmente, el parásito muere. Hay jamones que se traen en crudo de otros países y se curan en España. En este caso sí podrías consumirlo tal cual. ¿Cómo saber si la pieza ha sido congelada? Tendría que indicarlo la etiqueta, pero…
  • Cuidado si la congelación es en casa. Si decides sacrificar algo la calidad organoléptica del producto (textura y sabor) congelándolo previamente. Ahora bien, ¿durante cuánto tiempo? Los expertos no se acaban de poner de acuerdo. Mi recomendación es la más restrictiva, la misma que la de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia): congelar a -20ºC durante al menos 48h. Cuidado porque tu congelador en casa puede no alcanzar esa temperatura tan baja.
  • Comprar y consumir buen jamón ibérico. Según los últimos estudios realizados, parece que las sal marina utilizada junto con una larga curación (más de 14 meses) asegura la desaparición del toxoplasma. La garantía es que el mínimo para los jamones ibéricos es de 18 meses, por lo que puedes darte el capricho y degustarlos siempre que quieras. Quedan excluidos paletas ibéricas, paleta y jamón serrano y todos los curados.

A mayor tiempo de curación del jamón, mayor seguridad. Por tanto, el más seguro es el jamón de bellota ibérico 100% porque alcanza curaciones de 36 meses o incluso más. Te dejo una relación de los tiempos de curación mínimos por tipo para que veas cuál puedes comer y cuál no.

  • Jamón ibérico –> SE PUEDE COMER. Curación de más de 19`5 meses si pesa menos 7 Kg y más de 24 meses si su peso es superior.
  • Paleta ibérica –> MEJOR NO, a no ser que la etiqueta indique más de 14 meses de curación. Se cura durante un mínimo de 12 meses.
  • Jamón/paleta serrano o curado –> MEJOR NO, excepto si la etiqueta indica una curación mayor a 14 meses. Bodega, Reserva y Gran reserva necesitan un mínimo de 9, 12 y 15 meses respectivamente, yo no arriesgaría.

MUY IMPORTANTE –> Asegúrate de comprar marcas reconocidas en un rango de precios de mercado ya que, en este caso más que en ningún otro, lo muy barato puede salirte muy caro. En el caso del ibérico, debe llevar el precinto plástico oficial

Abajo encontrarás los enlaces a los estudios del ya cerrado TEICA (Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico) y a los de las Universidades Veterinarias de Zaragoza y Córdoba. La SEGO está cambiando el protocolo de los médicos, actualizándolo a las recomendaciones que te acabo de contar.

 

Consejos para evitar la listeriosis comiendo jamón

Otra enfermedad grave para el feto que se puede transmitir comiendo jamón y embutidos. En este caso se debe a una mala manipulación que lo contamina, exactamente igual que como puede suceder con otros alimentos y te he explicado arriba. No obstante, quiero destacar estos 3 puntos:

  • Toma buenas medidas higiénicas cuando lo manipules. Cuidado con las tapas de los bares.
  • Evita jamón al corte en mostrador.
  • Cuidado con el jamón loncheado al vacío. Que sean de una buena marca, y de mantenerlo siempre refrigerado sin que pase mucho tiempo antes de dar cuenta de él.
 

Jamón york y embarazo

El jamón de york vas a poder consumirlo durante tu embarazo sin problema, simplemente siguiendo unas recomendaciones básicas.

¿Qué enfermedades debemos prevenir en este caso?

  • La toxoplasmosis no afecta, ya que es carne cocida, y siempre que se trate de productos de marca que hayan pasado los controles sanitarios (perdona por la insistencia, es importante).
  • La listeriosis sí hay que tenerla en cuenta. Puedes seguir los mismos consejos que te he dado para alimentos en general.
 

¿Y el jamón de pato y el de pavo?

Sean curados o cocidos puedes comerlos. Ninguna de las dos carnes se ven afectadas por el toxoplasma. Y respecto a la listeria, sigue las recomendaciones generales una vez más.

 

Vídeo recomendado

Me gustaría recomendarte este vídeo de la ginecóloga y mamá Sofía Fournier. Me parece super interesante todo lo que cuenta sobre la toxoplasmosis y la listeriosis y cómo lo cuenta. Échale un ojo, te gustará y aprenderás.

 

Fuentes de información

Para acabar, aquí tienes un listado de enlaces muy interesantes que confirman todo lo que te he contado:

 

Otros artículos que te pueden interesar

En la categoría JAMÓN Y SALUD puedes encontrar estos artículos relacionados.

 

Espero sinceramente que esta información te haya resultado útil. Te agradeceré si puedes difundirla en tu red social preferida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This